Capilla Sagrada Familia

Nuestro proyecto comenzó en el año 2015 a partir de la iniciativa de la Lic. Liliana Pérez miembro activo de la Capilla Sagrada Familia del barrio Cordón Colon de Neuquén capital, ella observaba que en el barrio se encontraba una población de familias con bebés y niños/as pequeños/as a las cuales podíamos brindarles un acompañamiento en la crianza. Liliana me convoca para esta actividad y juntas transitamos este maravilloso proyecto que comenzó siendo un grupo de familias que venían por el interés de que sus hijos e hijas estén con otros niños y niñas de su edad, en estos años se convirtió en un lugar de acompañamiento y sostén en la crianza desde una mirada respetuosa.

Cada una tiene una tarea específica, Liliana desde su profesión como asistente social entrevista a la familia, se contacta con la salita Nueva Esperanza, entre otros organismos. Mi trabajo específicamente es el de organizar el espacio, acompañar a los niños y niñas en el juego libre y a sus familias invitar a observar las primeras competencias de sus hijos e hijas, la relación con el espacio, con los otros, con los materiales, como también conversar temas relacionados con la crianza. Este proyecto se fundamenta a partir de los lineamientos Piklerianos que a continuación detallaré.

Uno de los principios básicos de la de la Pedagogía Pikler es el valor de la actividad autónoma. En la práctica, esto significa que el adulto deja tiempo y espacio al niño y a la niña, no interviene de manera directa en sus movimientos ni en el juego, deja que éste desarrolle su actividad libremente siguiendo su propia iniciativa.

Esta pedagogía ayuda al adulto que cuida al niño y a la niña a aprender a observar y a ver que el niño y la niña, mientras experimenta con sus juegos y sus propios movimientos, vive el placer, el sentimiento de que lo hace, de lo que es capaz. Todo esto refleja una importante experiencia para él o ella.

Muchas personas creen que hay que ayudar al bebé o al niño o niña pequeño/a llamando su atención sobre los juguetes. Esto es una verdadera pena, ya que de esta forma interrumpimos en el niño y la niña la iniciativa, la investigación y la forma de resolver por sí mismo. Generalmente, lo que guía al niño o a la niña en su actividad con los objetos no es lograr una meta, sino la actividad en sí, la vivencia de su propia competencia.

Cuando la familia logra comprender la aproximación de Emmi Pikler ven a sus hijos/as de otra manera. Estas familias son capaces de cortar con el mundo exterior cuando es necesario y pueden estar realmente atentos a sus hijos/as. En esta aproximación se respeta al niño y a la niña pero los padres y madres también conservan su status. Son madres y padres que saben que en varios momentos del día, cuando no necesita ningún cuidado, los niños y las niñas se las apañan solos/as y pueden prescindir de la continua presencia de ellos. El niño y la niña hace su parte en el movimiento, en el juego, o en la observación de las personas y objetos en un entorno adecuadamente preparado para él o ella.

Un espacio de juego preparado para los niños y sus mamás y papás “Juego y Crianza”

A continuación, contaré cómo está preparado el espacio de Juego y Crianza que coordinamos desde hace cuatro años y cómo a través del juego libre y la libertad de movimiento en un espacio seguro el niño y la niña descubre el mundo que lo rodea.

Espacio de Juego

El espacio de juego está preparado para niños y niñas desde los seis meses hasta los treinta y seis meses de edad. El diseño del espacio, la selección y disposición de los juguetes, objetos y aparatos para los grandes movimientos están básicamente determinados por los aportes que me ha dado la Formación en la Pedagogía Pikler, desde su minuciosa investigación de la Dra. Emmi Pikler y también los aportes de sus colaboradores a lo largo de la historia del Instituto. Estos conocimientos me ayudan a decidir qué objetos y juguetes colocar, así como la cantidad de los mismos, para que los niños y las niñas desplieguen su actividad acorde a la iniciativa e interés personal. Por ejemplo, qué es lo que le interesa a un niño o una niña de un año, o qué materiales ayudan a ese niño/a para que juegue de forma variada siguiendo su interés. En la distribución de

los juguetes también procuro dejar espacios libres donde los niños y las niñas puedan ejercer su necesidad de moverse.

En este espacio seguro invito a los niños y a las niñas a jugar e invito a sus ma/padres a dejarlos jugar. Se crea una situación peculiar en la que las madres (son las que acompañan en este momento) están presentes y, sin embargo, no intervienen en la actividad de su hijo/a. La duración del Taller es una hora reloj por semana.

Juguetes y objetos acordes a la edad del niño

Los objetos y juguetes que les presento a los niños y a las niñas son simples y abiertos ya que son juguetes que responden a la curiosidad y necesidad exploratoria y favorecen la investigación. Con ellos, cada niño/ podrá realizar la actividad que desee y lo interesante es observar que a medida que el niño o la niña va creciendo ese objeto o juguete se va transformando acorde a la edad madurativa. Por ejemplo: un vaso que uso para apilar, trasvasar luego lo utiliza para dar de comer a una muñeca.

En la sala coloco los juguetes y objetos de tal manera que inviten a jugar a los niños, con una estética atractiva y mostrando, a través de ese orden, características de ese objeto particular.

Como adulto que acompaño el juego del niño/a, tengo una tarea en torno a los objetos en el espacio de juego. Con los bebés, procuro que los juguetes estén homogéneamente distribuidos a

una distancia accesible. A los mayores les ofrezco juguetes agrupados en cestos, paneras, procurando que haya espacio para los grandes movimientos.

Otra tarea consiste en velar por la cantidad de juguetes, ya que si hay suficientes juguetes y una cantidad adecuada de cada tipo, se pueden prevenir varios conflictos; por ejemplo, en caso de que dos niños quieran el mismo juguete, el adulto poder ofrecerle uno similar.

Les ofrezco juguetes de materiales diversos, aptos para el nivel de desarrollo e interés actual del grupo. Para elegir un buen juguete, observo cuántas actividades puede hacer un niño o una niña con ese objeto o juguete. Veo como importante tener variedad de materiales: madera, metal, lana, tela, y plástico. Con la variedad del material el niño y la niña va conociendo las propiedades de los objetos.

La observación minuciosa del juego del niño o la niña me ayuda a saber el siguiente peldaño del desarrollo y también a ver qué le interesa, qué le preocupa, y así, a preparar juguetes apropiados para él o ella.

Sala ordenada con juguetes y objetos para invitar a jugar.

Trabajo en Red

Se realizaron trabajos en Red con el Centro de Salud Nueva Esperanza, (del Barrio Islas Malvinas) y con el Centro de Formación Profesional N°3 ubicado en la Colonia Nueva Esperanza (en la meseta) que cuenta con el curso de Auxiliar Materno Infantil (asisten docentes con sus estudiantes a realizar observaciones).

El primer equipamiento para comenzar con el taller, lo obtuvimos a través de un proyecto presentado al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación en marzo de 2015, luego de ser aprobado comenzamos a recibir los primeros fondos, posteriormente ya en 2016, no contamos con más recursos de dicho ministerio, pero si con el aporte solidario de personas que compartían la ejecución de este Taller.

Vamos por más proyectos

En la actualidad estamos ofreciendo a las madres que participan del taller si desean formarse para que este proyecto crezca en el barrio y en otros.

Conclusión

En el Taller de Juego y Crianza hemos observado cómo cada familia va de a poco reconociendo la importancia de las manifestaciones autónomas de sus hijos. A partir de esta observación cambian su actitud hacia la actividad autónoma de su hijo/a, pudiendo confiar y aceptar el ritmo y tiempo que el niño o la niña necesita, como también no interrumpir el juego y valorar la concentración y esfuerzo que le lleva cada actividad que realiza, y que son ellos/as los/as que planifican sus acciones. ¡Es un placer acompañar a cada familia!

Es muy rico tener la oportunidad de observar lindas escenas de juego, cómo los niños/as se imitan entre ellos/as, cómo se encuentran con un objeto y lo exploran de infinitas maneras, el tiempo que les lleva cada actividad, cómo les da placer estar en compañía de otros/as niños/as pequeños/as y, fundamentalmente, con la presencia de sus madres.

Es gratificante saber que las madres que participan actualmente en el taller y de otras que han participado tengan el deseo de querer aprender y ser parte de este proyecto para llegar a más familias.